jueves, 16 de agosto de 2018

«El salay: plagio boliviano del Huaylarsh huancaíno», por Fuster Alfredo
Fuente: Wanka / YouTube

«El salay: plagio boliviano del Huaylarsh huancaíno», por Fuster Alfredo

Escribe: Fuster Alfredo

No pudieron resistir a la belleza de nuestro Huaylarsh y se inventaron uno.

Que quede bien claro que el dichoso invento al que llaman Salay se inspira en el Huaylarsh huancayno, oriundo del departamento de Junín, expresión que, con descaro, es copiado en zapateo y hasta un acercamiento del estilo que caracteriza a nuestro Huaylarsh y que se pretende hacer pasar como danza original boliviana.

Que no nos cause asombro si en unos diez años los bolivianos salen con el discurso que el Huaylarsh es un invento peruano, copia de su creación denominada Salay.

A comparación del Huaylarsh moderno, que tiene sus orígenes en el Jalacalchay o huaylarsh agrícola; el Salay de Bolivia no sustenta ningún respaldo en el que se fundamente sus formas de ejecución y el contenido de su mensaje. En el triste intento de sustentar el plagio descarado que le hacen al Perú, solo le dan un contenido agrícola y amoroso a su dichoso Salay, desvirtuando la realidad respecto al tipo de zapateo que existe en las danzas agrícolas de Bolivia.

Definitivamente la carencia de una raíz propia se evidencia en la pobre improvisación del disfraz con el que se visten para interpretar dicha creación, a comparación de nuestro Huaylarsh que evidencia una exquisita vestimenta bajo la técnica del talqueado huancaino, forjado con el conocimiento trasmitido de generación a generación, además de los bordados que son resultado del imaginario popular en base a una cultura milenaria que refleja la flora y fauna de los hermosos paisajes huancainos; sumamos a eso cada uno de los tipos de zapateo que enriquecen a una de nuestras expresiones mas representativas la misma que los bolivianos desean apropiarse en un remedo bastante ridículo llamado Salay.

Con esto queda en evidencia que los bolivianos toda la vida le han copiado las danzas al Perú, para desfachatadamente asumirlas como suyas; es cierto también que los lazos comerciales conectan desde hace ya varios años a la región del centro del Perú con Cochabamba y la Paz y que mucha gente huancaina se ha quedado a vivir por esos lares, pero eso no justifica que se trate de robar de una manera bastante descarada los elementos de composición a una cultura que ha basado sus expresiones en el respaldo de la historia, tiempo, generaciones y, sobre todo, en sus antecesores antes mencionados, los mismos que se originaron en épocas pre hispánicas.

El huaylarsh es el huaylarsh y es tan bello que hasta los bolivianos quieren una versión para ellos.

Salay Bolivia:

Huarylarsh, Huancayo (Perú):



Fuster Alfredo

Profesor de arte, especializado en danzas, profesor de Ciencias Sociales,
escritor y columnista cultural.

 

¿Qué opinas?

Publicaciones relacionadas