lunes, 11 de noviembre de 2019

Los gatos pueden desarrollar un fuerte afecto por sus dueños
Fuente: Pixabay

Los gatos pueden desarrollar un fuerte afecto por sus dueños

Los gatos pueden apegarse fuertemente a las personas al igual como ocurre con los perros, informa Current Biology. Como mostró una investigación, el 64 % de gatos en sus primeros años de vida forman fuertes lazos con sus dueños que se mantienen hasta adultos. La formación del apego en los gatos también fue independiente del entrenamiento y la socialización adicional.

A pesar de que los gatos, como los perros, a menudo son criados como mascotas, es mucho más probable que los científicos investiguen las habilidades cognitivas de estos últimos. La razón puede ser que los perros tienden a formar fuertes lazos sociales, incluso con las personas.

Además, se cree que los gatos no sienten afecto por sus dueños, sino que prefieren andar por su cuenta. Sin embargo, al igual que los perros, los gatos también pueden vivir en grupos. A pesar de la falta de investigación sobre este tema, los científicos creen que se puede subestimar la capacidad de los gatos para formar conexiones sociales.

Análisis gatuno

Ahora, investigadores de la Universidad de Oregón, dirigidos por Kristyn R. Vitale, han demostrado que los gatos muestran diversos grados de afecto por sus dueños. Los científicos utilizaron una prueba de situación desconocida, con la que evaluaron el grado de afecto en primates y perros.

Durante las pruebas, los animales primero pasaron tiempo en compañía de sus dueños, y luego se quedaron solos, después de lo cual los dueños regresaron a la habitación donde estaban los animales: todo el ciclo duró seis minutos. Los experimentos involucraron 79 gatitos de 3 a 8 meses.

Durante el experimento, los científicos observaron el comportamiento de los cachorros y, basándose en los resultados, identificaron varios niveles de apego al dueño o cuidador. Los autores consideraron que el apego era fuerte si los animales permitían ser manipulados o acariciados y se comportaban con calma mientras se acercaban al humano que regresaba, y también trataban de estar cerca o regresar al juego o explorar la habitación.

Los gatos podían permanecer cerca de sus dueños, seguirlos o aferrarse a ellos cuando salían de la habitación, pero se incomodaban cuando los recogían. Además, se consideró como conexión débil, si los animales no resistieron el contacto en general y mostraron poca o ninguna preocupación cuando sus dueños.

El apego inestable y desorganizado se caracterizó por evitar al dueño después de su regreso y ciertas rarezas en el comportamiento. Por ejemplo, un gatito se lavó así mismo intensamente o se quedó inmóvil durante al menos 20 segundos.

Los investigadores pudieron clasificar el comportamiento de 70 animales de 79 (89 %). El 64 % (46 gatitos) de estos 70 desarrollaron un fuerte vínculo con sus dueños y el 36 % (24 animales), inestable. El 84 % (20 individuos) de los animales que no estaban demasiado unidos a sus dueños mostraron signos de afecto frágil y contradictorio, tres gatitos mostraron frágil y esquivo, y uno mostró afecto frágil y desorganizado.

Cariño a largo plazo

Para evaluar si se puede enseñar a los gatos a apegarse más a sus dueños mediante un refuerzo positivo y una socialización adicional, los científicos realizaron una sesión de capacitación de seis semanas con 39 gatitos y sus dueños. Una vez a la semana, se les mostró a los dueños cómo entrenar a los animales en equipos usando refuerzo positivo, cómo lidiar con el comportamiento problemático y enseñar a los gatitos a no tener miedo de los extraños. Luego fueron liberados durante una semana para practicar las habilidades adquiridas.

Después del entrenamiento, 39 gatitos entrenados y 31 animales del grupo de control pasaron nuevamente la prueba de una situación desconocida. Resultó que el entrenamiento no afectó el apego ya formado, y las proporciones cuantitativas se mantuvieron casi igual que después del primer experimento. El 69 % de los animales mostró signos de fuerte apego, y el 31 %, frágil.

Después de estudiar el comportamiento de 38 mascotas, los investigadores estaban convencidos de que el tipo de afecto persiste en los gatos incluso en la edad adulta: el 66 % de los animales conservaron un fuerte vínculo con el dueño y el 34 %, inestable.

Según los autores, sus resultados muestran que los gatos son capaces de formar diferentes tipos de afecto para la persona que los cuida. En este sentido, son como niños pequeños y los perros. Como otros estudios han demostrado, la mayoría de los niños entre las edades de uno y dos (65 %) y los perros (58 %) forman un fuerte vínculo con las personas que los cuidan.

Recientemente, un equipo de investigadores encontró de que los gatos pueden distinguir su nombre de otras palabras, incluidos los apodos de otros gatos. Sin embargo, esto se aplica solo a algunos, otros no responden a sus nombres.


Nota: Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org

¿Qué opinas?

Publicaciones relacionadas