jueves, 16 de agosto de 2018

«La espera de un mejor momento», por Kevin Klatt
Fuente: 1zoom.me

«La espera de un mejor momento», por Kevin Klatt

¿Qué hay después de la muerte? Ha sido una pregunta recurrente a lo largo de la historia de la humanidad, y en diferentes culturas se han fabricado diversas teorías sobre lo que hay después de esta.

Sin embargo, y poniéndonos a pensar un poco en el tiempo que hemos invertido en averiguar o teorizar lo que viene después de la muerte, se nos pasa la vida, y no la vamos a disfrutar lo suficiente para cuando la muerte llegue.

Hace unos días vi a alguien a quien quiero mucho en un evento en el que se supone todos debíamos estar felices, riendo y demás, sin embargo, tenía cara de velorio.

Convengamos en que somos adultos, y que si no te sientes cómodo en algún lugar tienes todas las posibilidades físicas y mentales de retirarte.

Pero esto va mucho más allá de lo que parece.

¿Cuántas veces hacemos algo que no queremos por compromiso?

¿Cuántas veces asistimos a un lugar al que no queremos?

¿Somos conscientes de lo corta que es la vida como para hacer cosas que no nos gustan?

Entonces, ¿por qué sufrir?

¿Por qué estar con esa persona que no te hace feliz?

¿Por qué no salir de donde estás y hacer lo que te haría feliz?

¿Por qué no cambiar esa cara de culo y empezar a vivir?

Te vas a ahorrar de muchas formas, los malos ratos y evitarás hacer pasar un mal rato a los demás, que solo fueron a divertirse. No a ver cómo contagias de amargura a todos.

El tiempo siempre se encarga de poner las cosas en su lugar, pero a veces el tiempo no es consciente de que nosotros no tenemos 1 000 años para esperar a que las cosas se arreglen solas, y, créanme, será mucho más práctico que nosotros nos paremos de ese lugar, cambiemos esa mala actitud y mejoremos nuestra vida.

No siempre tendremos juventud, salud o, por último, dinero para hacer lo que queremos. Ahora es el momento de hacer lo que quieres, no te quedes con los brazos cruzados esperando que algo pase, porque lo único que se te está pasando es la vida.

La gente cambia, mejora, y siempre encuentra formas de afrontar sus propias vidas.

Entonces, ¿qué haces preocupándote por cosas que no puedes cambiar?

¿Tienes un hijo imbécil?, pues quiérelo. Porque tal vez es lo único que quiere

¿Tienes una pareja que no te hace feliz?, pues déjala. La felicidad está hecha momentos y tal vez ya agotaste esos momentos con esa persona.

¿Tienes un problema en el trabajo?, soluciónalo. Y si no tiene solución, ¿para qué te preocupas?

¡Vive por favor!

¡Vive!

Sal a la calle y corre.

Abraza a las personas que quieres.

Míralos a los ojos y diles que los amas.

No guardes rencores, porque el rencor es el veneno del alma.

Perdona de corazón, porque es la única forma de hacerlo

Aprende que no todos tienen que pensar como tú, o como yo.

Quiero que seas feliz y que puedas hacer las cosas que siempre quisiste.

Puedes hacerlas ahora.

No tienes que esperar al tiempo, al clima, ni a nadie. ¡Solo hazlo!

Y cuando llegue el momento y mires hacia atrás, te vas a dar cuenta que las personas que amas estarán ahí contigo, porque solo con ser feliz tú, ya estás haciendo feliz a las personas que te quieren.

Ya cambia esa cara de culo y sonríe.

Vuelve a ser esa persona de sonrisa sincera y de abrazo cálido que siempre fuiste.

Los que te amamos estamos esperando que seas feliz.

Y tu vida está esperando que la ¡vivas!

No que estés a la espera de un mejor momento.

 

¿Qué opinas?

Publicaciones relacionadas

Sobre el autor

Escritor limeño, columnista y poeta; crítico por excelencia. Mi tinta es negra y la acompaño de afiladas palabras. Construyo historias para todo público y convierto la realidad en matices fuertes con los que podría pintar uno de sus coloridos cuadros.