martes, 18 de septiembre de 2018

«Candelaria con menos residuos sólidos», por Uriel Montufar

«Candelaria con menos residuos sólidos», por Uriel Montufar

E

stamos en la víspera de la fiesta más grande de nuestra tierra: la Festividad Virgen de la Candelaria. Miles de personas danzan y celebran la vida en honor a la Virgen y en honor a la Pachamama. Una celebración grandiosa que alegra nuestros espíritus y nos hermana en el jolgorio y la identidad. Sin embargo, existe lamentablemente un monumental pasivo en esta fiesta: la generación inescrupulosa de residuos sólidos. Cada espacio de nuestro querido Puno se llena de desechos y es imprescindible que tomemos medidas al respecto.

La Federación Regional de Folklore y Cultura de Puno debe estar al tanto de este problema y tomar medidas para que la fiesta sea responsable y sostenible con el ambiente. Podría incentivar, por ejemplo, el respectivo cuidado con el aumento de puntaje a los conjuntos que realicen prácticas ecoeficientes, una práctica simple sería que cambien sus táperes de plástico por cocawis colectivos o por platos reutilizables, que se estimule en cada grupo el recojo de basura si esta se generara en algún lugar de la vía pública.

La Municipalidad Provincial de Puno realiza esfuerzos con voluntarios para fomentar la conciencia ambiental y el recojo de residuos, lamentablemente se quedan cortos ante la magnitud de la basura generada, pero tenemos que logar que cada vez haya más conciencia ambiental por parte de los pobladores, visitantes y danzarines. Podemos comprometernos a no contaminar más nuestra región, nuestra altipampa, nuestro amado Lago Titicaca, pongamos los residuos sólidos en su lugar, es tan simple como eso. Si generas basura colócala en el lugar correcto y si no, enseñarle al otro a hacer lo mismo.

Tengamos presente que venerar no es contaminar, y así hagamos efectiva nuestra cultura y nuestra fe, que nuestro propósito sea coherente, pues mientras danzamos, apreciamos y nos tomamos fotos lindísimas. Por otro lado, estamos ensuciando el ambiente y demostrando esas viejas costumbres que no permitirá tengamos la bendición de la Virgen Candelaria, ni de la Pachamama. Permitamos que las futuras generaciones aún puedan disfrutar de nuestra bella fiesta, que puedan disfrutar de nuestro Puno mágico y limpio tan cerca al cielo, dejemos ese legado.

 

Escribe: Uriel Montufar.

¿Qué opinas?

Publicaciones relacionadas

Sobre el autor